Uncharted 2: Among Thieves





Un auténtico juegazo de principio a fin que nos pondrá a vivir las aventuras de Nathan Drake como si estuviésemos viendo una peli de Indiana Jones.

Esta segunda parte fue desarrollada también por el equipo de Naughty Dog, que ya causó una grata impresión con la primera entrega (Uncharted: Drake's Fortune), pero lejos de acomodarse decidieron ir un paso más allá.

La primera escena nos sitúa en un vagón de un tren accidentado, al borde de un acantilado en mitad de un paraje montañoso nevado. Debemos reponernos e ir ascendiendo para evitar caer al vacío. De esta peculiar manera comienza la acción.

A partir de ahí, a modo de flashbacks empezaremos con las misiones que van reconstruyendo la historia que nos ha llevado hasta ese punto.
Este planteamiento argumental resulta muy bueno y original, así como el guión en general que está a un nivel brillante.
La trama nos sitúa tras los pasos de Marco Polo y la ciudad mítica de Shambala. Por supuesto hay un malo de turno que quiere también llegar allí por perversos fines y que nos hará la vida imposible con todo su ejercito de secuaces.
Las localizaciones van desde un museo en Turquía (donde tendremos que hacer uso del sigilo al estilo MGS), hasta exteriores en la jungla de Borneo, interiores en templos abandonados, parajes montañosos y nevados en Nepal, todos muy bien recreados.

El juego engloba mecánicas vistas en Tomb Raider, con la exploración de ruinas, hallazgo de tesoros, plataformas, puzzles, acción, etc. pero técnicamente está a otro nivel superior.

Destacaría para empezar las fases de tiroteos que cumplen a la perfección con lo que sería un shooter en tercera persona, teniendo variedad de armamento, situaciones de cobertura, lanzamiento de granadas, rifles de francotirador, explosiones, lucha cuerpo a cuerpo... muy cuidado todo este apartado y eso que inicialmente no era uno de los reclamos principales de Uncharted.



Las plataformas y la exploración no presentan ningún reto insolventable, los escenarios admiten pocas bifurcaciones y algunos escondrijos contendrán tesoros que podemos ir recolectando para aumentar nuestra colección (más los trofeos correspondientes por número de hallazgos logrados). En los saltos muchas veces se utilizan QTE's para completar satisfactoriamente la acción; por ejemplo, damos un salto en el que Nathan no llega sobrado al saliente, o este se desprende con el impacto de la caída y para agarrarse finalmente debemos pulsar la X o el Triángulo en el momento preciso.



Los puzzles juegan con el escenario y con su magnitud, en particular recuerdo uno con una estatua gigante sobre la que íbamos ascendiendo.

Por último destacaría las escenas donde prima la espectacularidad, como cuando nos persigue un helicóptero sobre un tren en movimiento, o entre unos edificios y el que nos encontrábamos se colapsaba obligándonos a saltar al edificio contiguo.


En fin, uno de esos episodios en la historia de los vídeojuegos que nadie debería saltarse, en especial si te gustan los juegos de acción y aventuras.
Fue aclamado por la crítica recibiendo numerosos premios, entre ellos el de Mejor Juego del Año 2009.



Comentarios

Entradas populares