30 Años de calzado deportivo



Recientemente y con motivo de la adquisición de unas nuevas zapatillas deportivas me detuve a pensar en las principales características que, basándome en mi propia experiencia, valoro más.

Lo principal, aunque parezca una tontería, es el peso. Un calzado consistente en apariencia pero totalmente liviano suele convertirse en una buena compra.

Pero hay muchos mas aspectos a tener en cuenta, como se puede ir viendo por el recorrido que he ido haciendo a lo largo de los años por distintas marcas y estilos.

Paredes, Karhu y Kelme

Las primeras zapatillas que tuve fueron de estas marcas. De ellas destacaria su excelente resistencia. Un factor fundamental dentro del calzado infantil. Las Paredes eran todo un ejemplo de esto, además se abrochaban con un velcro lo que las hacía más sencillas.



Converse

Cuando comencé a jugar al mini-basket recuerdo que había toda una serie de botas Converse basadas en franquicias y jugadores de la NBA. Por ejemplo estaban las de los Lakers de Magic o las de los Celtics de Larry Bird (¡ con tanta personalización, hasta sacaron unas para Axl de Guns N' Roses!).
Aparte de esos motivos o colores no tenían nada en particular, salvo su sólida construcción. Lo que sí era más que sobresaliente era su excesivo precio que las hacía inalcanzables. En su lugar opté por unas zapatillas convencionales Converse que si bien me dieron un buen resultado tampoco es que fuesen memorables.



John Smith

Avanzando algo el tiempo en las innovaciones del calzado deportivo, la marca británica Reebok lanzó su sistema Pump en 1989 y se hicieron populares en 1991, después de que el ganador de mates del all-star Dee Brown las usase y las hinchase antes de cada salto. Su peculiar sistema consistía en un pequeño balón de baloncesto que tenían en la lengueta, al pulsarlo se iba hinchando una membrana interna de la lengüeta para afianzar una mejor sujeción del pie. El mecanismo sencillo en extremo fue aprovechado para lanzarlas a un precio desorbitado.
Por suerte había alternativas más baratas e igualmente eficaces como unas John Smith que me acompañaron a lo largo de mi etapa de jugador en categorías inferiores ofreciendo un excelente resultado. Recuerdo hincharlas antes de cada partido y desinflarlas después sintiendo un gran alivio en el pie, jejejeje. Además contaban con una cámara de aire en el talón que me llamó la atención por contar con una pequeña rejilla circular metálica. Eran negras, lo que me gustaba, aunque el color que eligieron para combinarlo en pequeños detalles era un rosa muy apagado que siempre pensé que no pegaba mucho.

También tuve otras, esta vez fueron zapatillas, de esta marca, poco después negras y blancas, que contaban con una amplia cámara de aire transparente.
Por los buenos resultados obtenidos puedo decir que en mi opinión esta marca ofrecía una excelente relación calidad/precio.

Nike Air Jordan VIII



En 1994 todavía corría esa época en la que ir a Andorra suponía encontrarse con unos chollos increíbles. Mi primo y yo lo encontramos en forma de bota de baloncesto, en concreto estas Nike que por diseño han sido las mejores que he tenido nunca.
Empezando por detalles tales como las tiras cruzadas para ocultar los cordones o las tiras anti-torceduras alrededor de los tobillos, la suela con la figura de Jordan, el logotipo bordado en la lengüeta, la cámara de aire.. uff, una pasada. Por poner algún pero quizás la puntera un poco rígida, pero aún así unas botas de baloncesto tremendas!. Eso sí, eran muy llamativas, y más en esos tiempos, llevarlas al instituto era dar el cantazo.



Nike Air

Las siguientes que tuve no fueron unas Jordan, pero sí heredaron una de las características más confortables de estas, y es que la lengüeta interiormente era envolvente a modo de botín, lo que las convirtió en las más cómodas que me he calzado, a la par de ligeras y de contar con una cámara de aire en toda la suela. Su diseño todo en negro las hacía aptas para llevar incluso con vaqueros.

Adidas Torsion

Este sistema basado en un rediseño de la suela, las hacía muy estables en los giros rápidos y en las arrancadas aunque eran algo constrictivas para la parte central del pie. Tuve unas blancas con el detalle torsion en amarillo. Me valieron bastante para correr y para jugar al fútbol.



Adidas Azules

Cuando las zapatillas negras dejaron de estar de moda hubo un tiempo en el que fue imposible encontrarlas en ese color, por lo que antes de volver a caer en unas blancas enontré unas Adidas azules que no me disgutaron del todo. Con el tiempo se mostraron muy resistentes aunque en los últimos momentos detecté el mismo problema que con las torsión, por la sujeción excesiva de la parte media del pie.

Nike Air Max

El sistema Nike Air Max ofrece unas cámaras de aire muy buenas, son algo caras pero en este caso la calidad de la cámara de aire llega a justificarlo. He tenido dos con este sistema, unas con un diseño similar a las botas de fútbol.
Salvo por el problema de que, al final, la vistosa cámara de aire acaba por rajarse por la parte del talón (da la vuelta a toda la zapatilla por la parte trasera) están muy bien y resultan muy cómodas, excelentes para jugar al tenis. ¡Esa sensación de andar sobre una colchoneta es algo que todo el mundo debería probar alguna vez!.



Las segundas que mencionaba fueron las Nike Air Max Torch 2, que no iban nada mal para jugar las pachangas de fútbol sala:



Reebok DMX

Si con las anteriores era como andar por una colchoneta la primera vez que probé el sistema DMX me pareció estar caminando por las nubes. El DMX mueve el aire desde los dedos hasta el talón por la cámara interna, lo que da una sensación grandiosa de comodidad. Con el tiempo y depués de darles mucha tralla esta cámara se está despresurizando por lo que han perdido parte de su atractivo, además de hacer un ruido de desinflarse cada vez que levanto la el pie y vuelvo a dejar el peso sobre él.



Nike Air Flight Showup 2

Y por fin las que acabo de adquirir. Su color negro me gustaba mucho, no así tanto ese verde fluorescente, aunque al final no lo veo tan mal. Son increíblemente cómodas y ligeras aunque lo que más me ha sorprendido es su intensa transpiración. Pese a llevar el pie totalmente recogido, se pueden sentir las ráfagas de aire, algo implensable a simple vista. Espero disfrutarlas mucho y ya estoy deseando estrenarlas en alguna pachanga de basket.





Comentarios

Entradas populares