The Last Mission





La primera impresión cuando puse este juego no fue nada buena, vi unos gráficos en CGA y del PC-Speaker sonaban unos pitidos, a modo de música, de esos que te taladran los oídos.

Vi que el juego era de Opera, y como hacía poco que había jugado al Livingston Supongo, me animé pensando que seguro que si era de la misma compañía debía ser bueno.



Una vez iniciado, tomábamos el control de una nave divida en dos partes. Una rodante (que me recordaba a la parte inferior de un tanque) y otra que se podía desprender de la anterior que era como un cilindro que podía disparar. La mecánica era bien sencilla, teníamos que llevar la nave completa hasta el otro extremo de varias pantallas (sin scroll), y subir por un ascensor hasta el siguiente piso.
Para esto debíamos usar la nave que disparaba para ir abriendo camino, destruyendo barreras por ejemplo, y limpiar la zona de enemigos.

El problema que le vi fue que controlar el vuelo de esta nave se me hacía terriblemente impreciso, cualquier movimiento de las teclas de cursor de mi viejo PC-286 hacían que se moviese muy rápido y caóticamente.
Tras superar dos o tres pisos de estos lo dejé y catalogué este juego de misión imposible.



Comentarios

Entradas populares